La despedida de Jonathan García

Al igual que Pablo Sánchez, Jonathan García agota sus dos últimos años juveniles en el C.F. Collado Villalba proveniente del fútbol sala. Una disciplina donde ha sido subcampeón de España con la A.D. Collado Villalba.

“Estos dos años que he estado en el club han sido los más duros por el tema de la continuidad por el tema de la operación de menisco y por el COVID 19, ya que ambos me han quitado de jugar media temporada”, comenta Jonathan. Añadiendo que “no obstante han sido dos de los años que más he disfrutado y eso gracias a mis compañeros, que son lo mejor que he podido encontrar, ya que me aceptaron desde un principio”. Declaraba y dejando entrever el gran grupo formado por el Juvenil “A” en estas últimas campañas y que se ha culminado con el ascenso a Primera Juvenil de los de José Valverde. Tanto para él como para Juanjo también tiene palabras de agradecimiento. “Ambos han confiado en mí desde un primer momento y me han dicho de lo que era capaz de hacer, aparte de que siempre he podido confiar en ellos no solo como entrenadores, sino también como amigos”.

Estos dos años también han dejado gratos recuerdos en la cabeza de Jonathan García Pidal. “El momento más emocionante dentro del campo fue cuando acabamos remontando un partido que íbamos perdiendo por 1-2 y ganamos 3-2 en el último minuto, todos fuimos a celebrarlo a una esquina mirándonos al suelo, y muy emocionados y muy contentos.”. Pero esos recuerdos no se extrapolan solo al rectángulo de juego, sino a la vida que hay más allá de él. “Mi mejor momento fuera del campo es cuando mis compañeros y entrenadores me mostraron su apoyo ante la lesión haciendo unas camisetas. Y eso será una cosa que nunca olvidaré, ya que me gusta y me emocionó mucho, y me hizo sentir que podía con eso y más”.

Acabada su etapa juvenil, su mayor deseo es continuar adelante en la práctica futbolística. “Me gustaría seguir jugando, a poder ser con algunos de mis compañeros con los cuales he compartido vestuario este año, y me gustaría seguir porque el fútbol es un emisor de pasiones y me gustaría quitarme la espina de estas dos temporadas donde me he perdido la mitad de cada una de ellas”. Concluyó Jonathan. Al que deseamos toda la suerte y que en verdad pueda arrancarse ese sinsabor para tener continuidad en su gran pasión que es el fútbol.