La despedida de Álex Montoya

Álex Montoya, terminado su ciclo juvenil, se despide del club que le ha visto crecer. Para él, la etapa con la zamarra del C.F. Collado Villalba ha sido vital y lo define como “una actividad que me ha cambiado la vida, entré de pequeño al club con ganas e ilusión por jugar y tras más de 10 años me voy con la misma sensación con la que entré”.
También, tras esta década, se va con palabras de agradecimiento y loas hacia el club que le ha visto madurar como jugador y como persona, diciéndonos que “este club, aunque no sea tan reconocido o no tenga tanto renombre como otros, es un club humilde que a medida que pasa el tiempo se nota el cambio a mejor que está consiguiendo y me hace especial ilusión haber estado y participado en el cambio que el club ha dado”.

Al igual que sus compañeros, Álex Montoya nos recuerda como uno de sus grandes momentos, el título de liga logrado. “Mi mejor momento sin duda fue la temporada que ganamos la liga, con lo que yo diría uno de los mejores equipos con los que he jugado en mi vida y con un entrenador que aparte de ser de lo mejor que hay, personalmente me ayudó muchísimo a mejorar y superarme.”. Como base de aquel título que tanto supuso para muchos, Álex Montoya nos destaca el valor del grupo. “éramos un equipo que ganábamos todos los partidos y aun así queríamos más, un equipo con ambición, un equipo que los 20 que éramos podíamos jugar todos ya que los 20 lo hacíamos perfecto, ese año pasaron cosas que para mí fueron inolvidables y es por eso que es mi año preferido”.

Por último, Álex Montoya ve nítido su futuro concluida su época en el C.F. Collado Villalba. “Lo tengo clarísimo y por supuesto la respuesta es seguir jugando al fútbol, lo único que ahora tengo una serie de inconvenientes que no me permiten a ciencia cierta saber si voy a poder seguir jugando, aunque haré lo posible por seguir”.

Desde estas líneas, agradecemos a Álex Montoya su implicación y deseamos profundamente que sus proyectos sean compatibles con la actividad futbolística a fin de que pueda continuar desarrollándose.