Infantil «A» e Infantil «B», más cerca de sus metas tras ganar.

El Infantil “A” realizó una gran primera parte en Valdelasfuentes ante el Rayo Ciudad de Alcobendas “C”. Los chicos de Rubén Pérez tuvieron las primeras con Adri y Chacón, animándose con más oportunidades Elich y Hugo.
El primero de tinte villalbino llegó en una acción donde Chacón de primeras definía a asistencia de Llamas.
Los alcobendenses salieron fuertes en el segundo periodo logrando la igualada.
Las oportunidades de Diego, Javichín y Chacón así como un tanto anulado a Rafa hacían crecerse al C.F. Collado Villalba. Y cuando todo parecía encaminarse al reparto de puntos, Chacón dejaba a Diego expedito en el mano a mano, para definir con el 1-2 final.

El Infantil “B” no mostró sus mejores galas en el primer periodo ante el C.D. Antavilla. Aun así, los de Sergio Pérez se adelantaron en el minuto 4 con gol de Yago.
Al C.F. Collado Villalba, aun costándole entrar en el partido, se mostraba efectivo, marcando Piñuela el segundo al recibir la asistencia de López. Bajo palos, Yoel hacía buenas intervenciones a los intentos del Antavilla.
En el segundo acto, con la entrada de Adri, los villalbinos ganaron en la salida de balón así como en seguridad defensiva. También estas variaciones daban más facilidades para enlazar con Álex y Gonza en la medular, adueñándose también de la media Álex Venelín a la hora de la contención.
Con la solidez ganada, apareció la figura de David para anotar el tercero y el cuarto que cerrarían el encuentro.

El Infantil “C” brilló en su exilio a Colmenarejo a pesar de la derrota ante el C.D. El Escorial.
Los de Fernando Aycart tutearon a los escurialenses en el primer periodo, trabajando bien en todas sus líneas y sacando el balón desde abajo para irse al descanso con empate a uno.
Un rechace y una buena transición de los visitantes pone el segundo. A partir de ahí, el C.F. Collado Villalba no bajó los brazos y continuó compitiendo teniendo dos claras ocasiones en botas de Adam que a punto estuvieron de suponer el empate.
Con los villalbinos volcados al ataque, y en la última jugada, llega el 1-3 definitivo.