El Juvenil “A” sigue a golpe de victoria y el Juvenil “B” sabe brillar y sufrir

El Juvenil “A” salió enchufadísimo en un fin de semana donde recibía al Torrelodones C.F. “B”. Los de José Valverde ya empezaron a crear peligro en el primer minuto y no les costó hacerse con el timón del partido, moviendo el esférico con velocidad y de lado a lado.
Jimmy aprovechó un rechace para adelantar a los suyos y la brecha la abriría Saad el Jamali, cuando recoge y controla un gran cambio de orientación de Iker, falla en primera instancia, pero en segunda no perdona.
Iker también fue protagonista en el tercero marcándolo de falta y dejando el choque encarrilado al descanso.
El planteamiento de José Valverde no varió en la segunda parte y nada más empezar, desde el punto fatídico, llega el cuarto.
Los de Torrelodones marcaron el 4-1 final en un centro de falta que acabó en autogol.

El Juvenil “B” visitaba El Chopo para medirse al Juvenil “D” del C.D. Galapagar. Los villalbinos empezaron dominando aunque un contragolpe galapagueño costó el primer gol a los de Julián Hernández.
Tras un pequeño bajón, el C.F. Collado Villalba recobró sensaciones y antes del intermedio, Ángel Cedillo se convierte en el más listo de la clase para empatar en un córner.
Julián Hernández y Gonzalo de la Torre mueven piezas en el banquillo, aumentando la seguridad defensiva con la entrada de los gemelos Gallego González.
Al poco de iniciarse el segundo periodo, el C.F. Collado Villalba se pone por delante en el marcador en una acción muy parecida a la que dio lugar al primero. A partir de ahí, seguridad total en defensa, controlando los villalbinos los tiempos donde el duelo podía calentarse y amarrando el 1-2 final que les hace sumar tres puntos más en su casillero.

Errores puntuales condenaron al Juvenil “C” en su visita al feudo del C.D. Fútbol Tres Cantos “B”.
Los primeros minutos fueron controlados por el C.F. Collado Villalba, sin dejar huecos en defensa hasta que en el minuto 8, los tricantinos sacan una pena máxima tras un robo de balón que Efrén para en primera instancia, pero en el rechace llegó el primero de los locales.
El segundo de la mañana llegó en un balón a las espaldas que pudo ser fuera de juego, pero aún así, los villalbinos se anticiparon, pero en la entrega a la hora de sacarla jugada, los de Tres Cantos recuperan y no perdonan.
Los de Mario García Baños tomaron de nuevo la manija con varias ocasiones y una posible mano dentro del área no señalada como pena máxima.
En el segundo periodo, la hizo patente la superioridad visitante con dos disparos contra la madera y otros dos desviados por muy poco.