El Cadete «A» retoma las buenas sensaciones, el Cadete «B» no cede y el Cadete «C» suma un empate con merecimiento de más

El Cadete “A” comenzó con fuerza su visita al terreno del Hoyo de Manzanares C.D.H. con dominio permanente de los de Jorge Tudela en la primera media hora de juego, adelantándose los villalbinos gracias a Roony y gozando los amarillos de varias ocasiones más para ampliar la renta.
En los instantes donde el C.F. Collado Villalba bajó el ritmo, se produjo el empate local haciendo reaccionar a los de Jorge Tudela en el segundo periodo. Así, el conjunto amarillo recuperó el control y acosando la portería de los de Hoyo de Manzanares hasta que en un balón colgado Luis remata de cabeza para hacer el 1-2.
El C.F. Collado Villalba continuó apretando hasta que en el último suspiro del partido Luis elabora una gran jugada, cediéndosela a Roony para marcar el 1-3 definitivo.

El Cadete “B” salió muy enchufado al verde para recibir al Torrelodones C.F. “C”. Los de Juan Antón llevaban a cabo una gran presión aunado con un juego combinativo, atando pases en corto y así los goles van entrando hasta llegar al descanso con un amplio 7-1 donde los torresanos sólo dañaron al C.F. Collado Villalba desde el punto fatídico.
El ritmo bajó en el segundo periodo, que hizo que los visitantes acortaran diferencias hasta el 8-4 con el que el C.F. Collado Villalba sigue amarrando la segunda plaza.

El Cadete “C” se plantaba en el feudo de la Escuela Europea C.F. dispuesto a volver a sumar. Los de Andrés Barquilla se enfrentaron a un inicio de partido en fase de ruptura, sin dominador claro.
Tras tranquilizarse todo un poco, el C.F. Collado Villalba se pone por delante en el primer cuarto de hora. Una buena acción trenzada acaba en botas de Ilyas, que entra desde segunda línea y define perfectamente a pase de Isma.
Los villalbinos se hicieron entonces con la manija y tuvieron hasta tres oportunidades claras. Pero en el tramo final del primer periodo, un disparo en semifallo se cuela sin que Román pueda hacer nada por evitarlo, suponiendo ello el empate.
En el segundo periodo, los cambios introducidos por Andrés Barquilla dan un aire renovado al equipo, obligando a los locales a cometer la falta que Isma ejecutó brillantemente para adelantar a los suyos.
A partir de ese momento, el colegiado comenzó a cargar de tarjetas amarillas a los villalbinos, prolongando hasta seis minutos más el encuentro, momento en el que cobra una falta en la frontal y la misma es ajustada al palo suponiendo el 2-2 final.