El Benjamín «C» logra una victoria que se le resistió al resto

El Benjamín “A” empezó su partido de manera arrolladora ante el Rayo Majadahonda “B”. El equipo de Antonio Tudela pasó por encima de su rival en el primer periodo llegando al intermedio con 1-3.
La segunda parte fue totalmente distinta. Y las cosas no salían para los de la escuela, por lo que el Rayo Majadahonda “B” remontó hasta el 4-3 definitivo.

Igualada a dos en el partido directo entre Benjamín “D” y Benjamín “B”. Los de Nacho Barquilla empezaron el partido dominando adelantándose éstos con un gol desde fuera del área.
El Benjamín “B” sabía defender provocando que el Benjamín “D” tuviera poca llegada.
El segundo periodo seguía con control del Benjamín “B” y así llegó el segundo para los de Nacho Barquilla. A partir de ese momento, el conjunto dirigido por Miguel Ángel Delgado creció y comenzó a llegar con seriedad. Gracias a ello, se produjeron los tantos de la igualada rubricados por Aaron y Kristian.

Superioridad del Benjamín “C” de César García en su partido frente al Benjamín “F” de Javier Grassa.
En el primer periodo, el Benjamín “C” encarriló bien un choque que se puso de cara para los de César García, yéndose al descanso con 0-6 a su favor.
En en la segunda parte se observó una notable mejoría de un Benjamín “F” y diversas llegadas para ambos hasta acabar con 1-9.

El Benjamín “E” se enfrentaba al C.D. Alpedrete “C” en un duelo titánico en la zona baja, donde ambos tenían ganas de hacer un buen partido.
Gonzalo de la Torre planteó un partido bien colocado atrás y presionar. Y con ello, en la primera parte, empezaron ganando los de la escuela por 0-2 con sendas llegadas y pases en profundidad.
Una jugada de los de Alpedrete y un rebote les permitieron empatar. Pero en el inicio del segundo acto, varios fallos condenaron al C.F. Collado Villalba a remar con un 5-2 en contra. Aún así, los de Gonzalo de la Torre no se hundieron y llegaron dos dianas más. Una con un tiro desde fuera del área y otra con una acción en banda bien definida.
Dos tiros a la madera y una meritoria parada del portero alpedreteño impidieron el empate villalbino hasta que a la contra llegó el definitivo 6-4 que enterraba las opciones de una escuela merecedora de más.