El Alevín F11 vuelve a la senda vencedora y el Alevín «C» sabe obrar para ganar

El Alevín F11 ha vuelto a saber lo que es ganar tras el empate de hace siete días en tierras alcobendenses.
Los de Álvaro Aybar entraron al rectángulo de juego enchufadísimos en un nuevo enfrentamiento ante la A.D. Colmenar Viejo “D”, con presión arriba sirviéndole ello a los amarillos para robar balón y hacer el primero por mediación de Adri.
Los cambios en el cuadro villalbino no variaron el pressing en zona de arriba, pero sí les valió para mantener más posesión de balón y circulaciones largas. Adri repitió aprovechando un gran centro y en otra acción similar Adri hace el tercero en su cuenta particular.
Otra recuperación en la salida llevó a la jaula el cuarto firmado por Ishak.
En el segundo periodo, nada más sacar de centro, Rodrigo Conde hace el quinto de la mañana y Jorge Mazo anota el sexto en otra gran acción por el costado.
Sendos contagolpes, sellados por Ishak y Adri valen para el séptimo y octavo gol. Aún restaban doce minutos por delante, y en ellos, el Colmenar Viejo anotó el 8-1 definitivo.

El Alevín “A” fue superado por el Atlético Villalba. La falta de acierto fue fundamental para que los rayados se llevaran el partido por 1-7

El Alevín “B” adoleció de acierto frente al Moralzarzal C.F. Y a pesar de la buena imagen ofrecida por los de José Manuel Guerrero, el C.F. Collado Villalba sucumbió por 3-2.

A pesar del resultado, Las Rozas C.F. complicó la vida al Alevín “C” de Rafael Martín “Rafita”.
Con ello, los villalbinos supieron leer el partido, sobreponiéndose a todo, incluso a un portero roceño en estado de gracia salvando ocasiones, para al final imponerse C.F. Collado Villalba por 2-11.

Al Alevín “D” le costó entrar en el partido, pero una vez lo lograron, empezaron a poner en aprietos al Atlético Villalba “D”.
George, en el minuto 10, y asistido por Sergio Piñuela anotaba el primero de la mañana. Con más relajación, los pupilos de Jorge Furones empezaban a tocar y a generar espacios.
Adrián Calderón firmaba el segundo y Sergio Piñuela metió un gol de bellísima factura al bajar recibir un envío en largo y empalar sin dejar caer el esférico.
Con la brecha abierta, los de Jorge Furones supieron dar más amplitud al campo, ganando en movilidad y haciendo correr a los rayados.
Diego Requena, a un minuto del final, cerró el partido en 4-0.